Un espacio de trabajo dedicado en tu casa te va a ayudar a dejar de lado las distracciones domésticas y a concentrarte mejor en el trabajo. Aquí hemos reunido ideas de oficinas que puedes hacerte en casa y que te servirán de inspiración para diseñar un espacio de trabajo en tu propio hogar.

La pandemia mundial cambió para siempre la forma de trabajar de muchos de nosotros. El trabajo a distancia ha llegado para quedarse, por lo que las configuraciones ineficaces y no ergonómicas ya no son sostenibles.

Estas oficinas en casa, situadas en cualquier lugar, tienen algo en común: un espacio sofisticado aislado de distracciones tan tentadoras como la televisión y los antojos de comida. Estas ideas de diseño de oficinas en casa no sólo te inspirarán para terminar ese último trabajo, sino para disfrutar de tu entorno mientras lo haces.

Antes de lanzarse a esta aventura debes hacerte una serie de preguntas:

  • ¿Cuál es mi disponibilidad de espacio y cuáles son las limitaciones?
  • ¿De cuánto dinero dispongo para este proyecto?
  • ¿Cuáles son las necesidades específicas o imprescindibles? ¿Qué es esencial para el funcionamiento de mi negocio?
  • ¿Qué habilidades poseo? ¿Puedo diseñar mi oficina en casa yo mismo o necesitaré ayuda profesional?

Cuando tengas todo esto claro podrás empezar a crear tu despacho cumpliendo estos pasos:

Evalúa tus necesidades, tu presupuesto y tus limitaciones de espacio

Antes de empezar a soñar con los colores de las paredes y las librerías empotradas, haz un balance de los hechos. El espacio, el tiempo, el dinero y los recursos para hacer realidad este sueño son limitados.

Elige una habitación de tu casa que pueda albergar todos los aspectos de tu negocio y que permita tener a mano toda la tecnología, los suministros y el equipo.

Si eres un fabricante y tu oficina en casa es también tu espacio de producción, puede que necesites aún más espacio. Piensa en espacios alternativos dentro y fuera de la casa: garajes con calefacción, sótanos terminados, etc.

Si vives en un apartamento de soltero o tienes compañeros de piso los espacios pequeños también pueden albergar una oficina en casa. Piensa en armarios, rincones, salas polivalentes con separadores de ambientes o muebles ingeniosos y plegables.

Por último, la ubicación de tu oficina en casa debe optimizarse para eliminar las distracciones. La cocina es un típico centro de actividad y puede ser conveniente para los padres que trabajan desde casa, pero también puede obstaculizar la productividad.

Trabaja con un presupuesto

Hay muchas formas inteligentes de estirar el presupuesto para el diseño, desde la compra de artículos de segunda mano hasta el bricolaje, pero es importante saber con qué se está trabajando por adelantado. A la hora de determinar el presupuesto para el diseño de tu oficina en casa, ten en cuenta lo siguiente:

  • La pintura, los suministros de pintura y otros materiales de construcción
  • Costes profesionales, si procede.
  • Muebles, almacenamiento y accesorios de decoración
  • Soportes técnicos y ergonómicos

Recuerda: las mejoras en el espacio de tu oficina en casa son gastos empresariales legítimos y podrían ser deducibles de los impuestos.

Además, si te cuesta crear un buen presupuesto siempre puedes acudir a un profesional porque te ahorrarás costes y tiempo.

Crea un boceto de diseño del espacio antes de tocar el martillo

A la hora de pensar en la distribución de una oficina en casa, es posible que quieras designar espacios para diferentes tareas, para pensar, reunirse, trabajar, hacer pedidos, producir o para ayudar a concentrarte y fluir y evitar el desorden.

El diseño o boceto también debe tener en cuenta las necesidades o limitaciones de energía u otras tecnologías. La posición de los interruptores, las tomas de corriente y la iluminación superior pueden influir en la posición de determinados muebles.

Decide los detalles

Ahora, la parte divertida. Decidir los detalles implica dar vida a tu tablero de ideas. Una forma fácil de empezar es centrar el diseño en una pieza especial, por ejemplo, una lámpara glamurosa o un elegante escritorio de estilo escandinavo.

En cuanto a los colores, puede que te gusten las combinaciones monocromáticas, el blanco y negro o los colores pastel. Es importante ceñirse a lo que te gusta y no a lo que está de moda. Pero la elección de los colores adecuados para tu oficina en casa debe ir más allá de las preferencias personales. El color puede influir en la productividad, el azul y el verde son buenas opciones.

Si tu trabajo es tedioso o físico, colores como el naranja y el rojo pueden ser energizantes. El amarillo es un color ideal para los diseñadores, ya que estimula la creatividad. También hay que tener cuidado con los atributos negativos de cada color: el amarillo, por ejemplo, puede provocar fatiga visual.

Mobiliario y acentos decorativos

Los muebles y la decoración pueden resultar caros si no sabes dónde buscar. Tampoco querrás sacrificar la calidad de los artículos que van a sufrir un gran desgaste diario. Sin embargo, los grandes almacenes como IKEA son tiendas económicas para artículos como cestas y macetas porque si derrochas en un artículo central para tu habitación, puedes acentuarlo con una mezcla de piezas de menor coste.

Considera también la posibilidad de encontrar piezas únicas de segunda mano o vintage en las tiendas de segunda mano o de antigüedades de tu localidad. Puedes conseguir un escritorio en mal estado por una ganga y darle una nueva vida con una nueva capa de pintura y herrajes reciclados.

La iluminación también es un elemento fundamental que hay que tener en cuenta a la hora de montar la oficina en casa. Es posible que haya que compensar la iluminación superior o la luz natural con una lámpara de escritorio o de trabajo, sobre todo si se trabaja con una producción detallada.

Vas a pasar mucho tiempo en tu nueva oficina en casa. Por eso merece la pena considerar el impacto que tendrá en tu salud y bienestar. Independientemente de la silla, estar sentado durante mucho tiempo puede causar problemas de salud adversos, como fatiga, tensión en la espalda y reducción de la eficiencia del corazón. Un escritorio de pie es una gran alternativa a un escritorio tradicional.

Crea tu despacho ideal en casa

Invierte en almacenamiento

El almacenamiento es una consideración importante, especialmente en espacios pequeños, compartidos o de producción. Hay varias formas de atacar el problema:

  • Aprovecha el espacio vertical con estanterías modulares altas, filas de estanterías flotantes o cestas colgantes.
  • Compra accesorios y muebles que sirvan para almacenar..
  • Compra una pared de listones o un sistema de clavijas.
  • Prueba con un expositor abierto para incorporar tus productos al diseño de la habitación.

Designa un armario u otra zona de la casa para el almacenamiento independiente.

Inyecta felicidad e inspiración

Diseña tu oficina con cosas que te inspiren. Las impresiones artísticas motivadoras son una forma económica de conseguirlo. Combina una impresión de tu diseñador favorito con un marco básico o actualiza un marco vintage adornado con pintura en aerosol de colores.

Crea tu despacho ideal en casa
Crea tu despacho ideal en casa

Como empresario, es probable que pases muchas horas en tu escritorio y que hayas trabajado duro para construir tu negocio. Mejorar el diseño de tu oficina en casa tiene claros beneficios, desde el aumento de la salud mental hasta la mejora de la productividad y el flujo de trabajo. Regálate un espacio que te inspire para hacer lo que mejor sabes hacer. Si necesitas ayuda siempre puedes acudir a nosotros, te ayudaremos encantados. ¡Hasta el próximo artículo!